Los antibióticos se utilizan para tratar el ganado lechero para una variedad de enfermedades, incluyendo la mastitis e infecciones relacionadas con las pezuñas. Mientras que los antibióticos ayudan a mantener los animales saludables, los residuos se pueden encontrar en su leche después del tratamiento. Los residuos de antibióticos pueden afectar el rendimiento y calidad de productos fermentados como el queso y el yogur. Los residuos de antibióticos también pueden ser perjudiciales para los consumidores en términos de reacciones alérgicas y bacterias resistentes a los antibióticos. Es por estas razones que las pruebas para residuos de antibióticos en la leche son muy importantes.

Neogen ofrece los ensayos rápidos de flujo lateral BetaStar® Advanced y BetaStar S que cumplen con los niveles de tolerancia de los EE.UU. y los límites máximos de residuos de la UE. Los productos BetaStar Advanced y BetaStar S han recibido aprobaciones internacionales como ILVO y EMBRAPA, y aprobaciones en los Estados Unidos a través de la FDA y NCIMS. Las pruebas simples para lácteos pueden realizarse en cinco minutos en un laboratorio receptor, un camión o en la granja.

Productos disponibles